jueves, 5 de junio de 2008

MONOLOGO CON UN GATO

El mechinal que para pasar la noche me asignó la posadera, tenía un palanganero de madera con un espejo ovalado, una jofaina de porcelana descascarillada, una jarra también de porcelana igualmente descascarillada, detrás de la puerta, una percha en la que colgué mi ropa, debajo de una pequeña ventana, una mesa circular y una silla con el asiento de anea; la cama era alta, yo que soy bajo tuve que dar un salto para subirme a ella y poder acostarme, pulsando un interruptor de los llamados de pera apague la bombilla colgada en el techo. Imposible dormir, bajé de la cama, saque el bacín, también de porcelana descascarillada, y en él, vacié mi vejiga; me senté, apoyé los codos en la mesa y, a través de la ventana contemplaba el cielo tachonado de rutilantes estrellas de pronto, en el hueco de la ventana apareció un gato negro con manchas blancas, parecido al gato “Felix”; con la agilidad que caracteriza a estos felinos se dejó caer al suelo y, ronroneando comenzó a restregarse en las perneras de mi pijama, lo cogí del cuello, y lo deje sobre la mesa pasándole la mano por el lomo que el animal arqueaba con gusto.-¡Vaya amigo gato!. ¿De donde vienes a estas horas? ¿De alguna cita, que en alguno de estos tejados te dio una linda gatita? ¿Te ha dado plantón?. No te preocupes, hay muchas gatas y muy lindas.
Amigo gato; ¡me gustas!, Me gusta tu arisco orgullo, tu egoísta inteligencia, eres independiente, no reconoces amo, no eres zalamero y servicial como el perro, eres un gran mentiroso, casi tanto como ZP, mientes siempre, incluso cuando finges querer caricias, es porque te pica el lomo y, lo mismo te da que sea una mano que la pata de una silla la que te libere de tu comezón; yo eso pienso de ti, pero me gustas, quizá sea por que tenemos cosas en común, sí amigo gato, yo no entiendo mucho de animales pero vosotros los felinos y nosotros los humanos, me parece que somos los únicos animales capaces de arañar y morder la mano que nos acaricia.
Tú esta noche ¿por qué has entrado aquí? ¿Acaso has venido buscando consuelo al plantón que te ha dado la gatita con la que te citaste en alguno de estos tejados? ; bueno, no té impacientes, ¿ya te quieres ir? ; adiós amigo gato, me voy a la cama, intentaré dormir, dejaré la ventana abierta por si tienes frío y quieres dormir calentito.

5 comentarios:

Amapola dijo...

Estaba paseando entre blogs, asi que al entrar en el tuyo te dejo mi saludo.

Alatriste dijo...

Genial tu monólogo.
Me he reído un montón. Sobre todo con lo de ZP.
Eres un artista.
Siempre me encantó la ironía y al escribir más. Tu texto derrocha ese carácter.
Un abrazo fuerte y seguro que el pobre gato estaba triste por culpa de una fémina.
¡Ay, qué dura es esta vida!
Chao, amigo.

Amapola dijo...

Precioso post el del conductor de la furgoneta....un placer conocerte.

Anónimo dijo...

NO VOY A CONSENTIR Q OS METAIS MAS CON ZP...EL NO SE METE CON NADIE PARA Q SIGAIS CON EL CACHONDEO IROS A LA M.M.

Anónimo dijo...

ENVIDIA COCHINA..SI LA ENVIDIA FUESE VERDE CUANTOS MARCIANOS EXISTIRIA...