domingo, 30 de agosto de 2009

CARTA AL SEÑOR JDM

Distinguido señor JDM: En el comentario que el día 30 de julio dejó usted en mi blog comienza diciendo “Se que esto que voy hacer me evidencia como un Troll” pues bien señor/a, no, le evidencia como una persona que no piensa como yo y, que no le gusta lo que escribo; como no podía ser de otra manera yo lo respeto, está usted en su derecho a opinar y expresar su opinión libremente, pero le ruego que me perdone si estoy equivocado al pensar que es usted un poco cobarde al esconderse en el anonimato y detrás de unas siglas.

Dice usted que quienes me tildan de facha, “tienen toda todita la razón” como digo en mi perfil esto me importa tres pitos, como puede observar no escribo esa vulgaridad tan corriente porque “como buen facha” los tacos, solo me gustan de jamón y queso.
Dice usted “Un facha de los de verdad, para quienes el mantenimiento a toda costa de su retrógrada visón del mundo pasa fundamentalmente por la libertad de los demás, sobre todo la de quienes no ven el mundo como vd”. Reconozco que este párrafo no lo entiendo muy bien, pues me parece que usted reconoce que mi “retrógrada” visión del mundo consiste en respetar la libertad de los demás incluso la de aquellos que no ven el mundo como lo veo yo, si no es así, si usted lo que quiere decirme es que yo no respeto esta libertad de los demás, tengo que decirle que está usted muy equivocado, yo no pertenezco a ese colectivo, lo mismo que no creo que usted pertenezca a ese colectivo tan tolerante y demócrata que amparándose en el anonimato escribe en las paredes frases como estas “LA ÚNICA IGLESIA QUE ILUMINA ES LA QUE ARDE” “CATÓLICOS DE MIERDA OS VAIS A VER COMO EN EL 36” y tampoco creo que usted esté en la cuerda de esa banda asesina de izquierdas, llamada ETA. Quizá usted piense que soy un facha porque critico al poder, verá; los políticos y, en especial los que están en el poder y que contribuyo con mis impuestos a su bien vivir y mejor estar, influyen mucho en mi diario vivir y, me considero con derecho a criticar aquello que considero no hacen bien siempre claro está sin recurrir a mentiras o medias verdades, ¿puede usted indicarme en qué, dónde y cómo he faltado a la verdad? Por otra parte le diré que yo no pasto en ningún prado, ni rojo, ni verde, ni azul, ni pernocto en ninguna majada, es por eso que expreso mis opiniones con total independencia.
Dice usted estar “sorprendido y preocupado por la omnipresencia de individuos nostálgicos de tiempos pasados en la red” Pues bien, no siento nostalgia de ningún tiempo pasado, el tiempo más hermoso e importante, es el presente, en él forjamos el futuro, es por eso que lucho con la palabra contra todo aquello que considero se está haciendo mal, con la esperanza de contribuir a su mejora.
Dice usted que vivo en democracia a mi pesar, le diré que voté si a la Constitución para que nunca más tuviéramos que correr delante de los grises por motivos políticos y, para que todos los españoles pudiéramos expresar nuestro pensar con entera libertad, una pregunta ¿ha leído usted nuestra Constitución?
Por último dice usted que “Citar a encíclicas como argumentos evidencia no solo su cortedad de miras, sino que dicha cortedad de miras es autoimpuesta” Veamos mi querido amigo/a en primer lugar no cito encíclicas como argumentos sino como demostración de que la “temática social de la Iglesia” no es una cuestión puntual en un determinado momento y que luego se olvida, por el contrario la “temática social” es una constante en la Doctrina Social de la Iglesia, como supongo que usted sabe leer e interpretar debidamente un texto, le pido perdón por mi torpeza al no saber transmitir debidamente este mensaje, me dice que esta cortedad de miras me es autoimpuesta, tengo que reconocer que en el ejercicio de mi libertad elijo mis vínculos y me autoimpongo ser fiel a los mismos, soy católico y del Real Madrid porque me da la gana, nadie me lo impone, me lo impongo yo.
Rogándole me perdone si en algo he podido ofenderle (no ha sido mi intención) le saluda atentamente.
Juan Escribano Valero
Publicada en ESPAÑA LIBERAL

15 comentarios:

CHARO dijo...

Este esrito-contestación ha sido tan bueno y me lo he pasado tan bien leyéndolo que no tengo palabras para describirlo.Jamás he entendido el por qué se nos acusa de fachas, retrógados y demás lindezas a los católicos por el mero hecho de expresar nuestra opinión,de criticar o denunciar aquello que nos parece injusto, de creer en Dios y por tal razón practicar su doctrina y participar en la liturgia de la iglesia.......yo personalmente, y creo que también los demás catolicos,jamás pongo adjetivos a los que opinan diferente a mí ni a los que o son ateos o practican otra religión diferente a la mía y son coherentes con sus ideas,denunciando o criticando también todo aquello que les parece injusto, sencillamete los respeto ya que creo que todo ser humano está en su derecho a tener sus propias ideas y opiniones y en tanto no perjudique ni ofenda con mala intención a nadie es totalmente respetable.Cuanto mejor andaría el mundo si todos nos tuviéramos ese respeto por igual y nos abstuviéramos de calificar a nadie ni ponerle etiquetas por el mero hecho de ser diferentes a nosotros ya que la diversidad de ideas y opiniones es lo que nos debería enriquecer y unir en vez de separarnos..Mis felicitaciones por tu escrito amigo Juan

Amaya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amaya dijo...

No se irrite Juan ni se deje mover por la provocación y el insulto. Yo que soy liberal, pero liberal de verdad. Yo, vaca de pasto rojo entiendo la libertad como respeto y tolerancia,doy con ella y por ella la cara, y no me escondo, como bien dice usted, tras de unas siglas. Es más, estoy feliz, orgullosa y satisfecha de poder compartir mi espacio y el suyo, mi visión y la suya aquí y donde sea preciso. Desde el encuentro y el diálogo, desde el mutuo enriquecimiento que produce el compartir distintos puntos de vista se vé con mayor claridad el horizonte, y se camina en constructiva paz y de la mano hacia él

Un fuerte abrazo

Güisy Pérez-Cuadrado Señoráns dijo...

Hola querido Juan. Cómo me alegra que hayas retomado el ordenador en los huequitos que te deja tu rol de abuelo.
Respecto de mi Entrada, estaba tan segura de que era la persona exacta para rehacer mi vida.... Creo que no he de CREER en este tema más, pero como es mi mayor deseo el encontrar ese equilibrio y el Amor pues, mi Esperanza no se aleja lo suficiente para dejar de creer. Ahora espero que aprenda la lección, aunque esta resignación es como un sentimiento oscuro que "he de sentir" y ...me siento cojear.
Gracias por tus consejos, siempre son muy bien recibidos y meditados.
Te deseo mucha salud y todo el cariño que ya se que tienes, siempre a tu lado.
Muchos besos.
Güisy.

María dijo...

Hola, amigo Juan:

Muchísimas gracias por tu visita y comentario en mi blog, y siento mucho si les he preocupado, tanto a tu hija, como a tí, o a otras personas, lo que pasa, que a veces, el camino de la vida, es muy duro, y ni siquiera se puede ocultar ni a través de las palabras, porque las emociones están ahí en nuestro interior, y siempre salen a la luz, con nuestras palabras, también desde la distancia, se pueden transmitir, pero no te preocupes, amigo mío, de todo se sale, la vida es así, de dura, y nos va enseñando.

Me alegro mucho haberos descubierto un día, a ti y a tu hija, sois unas maravillosas personas, y os aprecio muchísimo.

He estado leyendo el escrito detenidamente y es muy bueno, creo que sobran mis palabras.

Un beso, amigo.

Maria Jesús dijo...

Querido Juan:

Muchas gracias por las cariñosas palabras dejadas en mi blog. Supongo que habrás estado disfrutando del verano y que ahora te reincoporas en tu actividad bloguera. Durante este verano he seguido escribiendo poesía y nuevos cuentos y, aunque por el momento no encuentro editorial, no por eso me desanimo, al contrario, sigo adelante pues para mí escribir es uno de los mayores placeres. La imaginación me hace sentir vida y contribuye a embellecer mi realidad.
Regularmente, visito el blog de Aitor del cual soy una seguidora.
Ahora estoy emocionada pues esta tarde vamos con mi marido al hospital pues ha nacido mi sobrinito y me muero de ganas por conocerlo. Hoy he sentido como si algo nuevo se me abriera en las entrañas y de algún modo sé que este criaturita formará parte de mi vida y de mi corazón.
Querido Juan, recible un abrazo y un cordial y afectuoso saludo

Alatriste dijo...

Gracias por hacerte seguidor de mi desván. Hoy ya me pillas cansado, que vuelvo de viaje, pero te leeré pronto. Estuve por mi tierra unos días, por Granada. Un abrazo y cuídate.

Allek dijo...

hola!
he vuelto a regresar!
checalo..
un abrazo!

RECOMENZAR dijo...

Bueno tu texto ...me gustan tus letras.. tienen sabor a ...intelecto... besos.... siempre te espero

My dijo...

Gracias por venir a regar las flores de mi jardín.
Estuve desaparecida (de necesidad!!) sin vacaciones uno no podría resistir el frío del invierno jeje

Vendré a leerte con más calma.

Un abrazo y un saludo a tu mujer y otro muy grande para ti!

Campanita de BarZaires dijo...

Hola Juan, un millón de gracias por tus visitas en mi blog, perdona la tardanza en venir pero hasta que ya he vuelto definitivamente a mi lugarcito no podia atender el blog. Me alegro que hayas disfrutados bailando y de tus vacaciones, yo también he bailado mucho y me alegra infinitamente volver aqui y encontrar a los amigos como tú.
Un beso muy grande.

Alatriste dijo...

¿Cómo fue la vuelta a la rutina? Espero que poco a poco te vayas haciendo a la idea. Je, je, je. Cuídate mucho, chaval. Un abrazo.

Maria Jesús dijo...

Vengo del blog de Aitor, a quien he dado la bienvenida tras el regreso de sus vacaciones. Me alegra tenerlo entre nosotros de nuevo. Besos

Ricardo Tribin dijo...

Siempre, mi muy querido amigo Juan, eres directo y al punto.

Te dejo un abrazo..

Erica Contreras dijo...

Hola Juan!
Qué alegría leerle de nuevo, espero que haya disfrutado mucho del verano. Muchas gracias por preocuparse por mis exámenes, afortunadamente todo salió bien y por fin puedo decir que soy licenciada!! :D

Pronto actualizaré el blog con todas las novedades de estos últimos meses.

Seguiré visitándole en su desván,
un abrazo a usted y a su familia.