sábado, 12 de septiembre de 2009

CARTA A MI ESPOSA: SONRISAS Y ARRUGAS


Cosas así deberían ser noticia de cuando en cuando. Escuchando una emisora de radio, oigo cómo anuncian un potingue a base de veneno de serpiente para quitar las arrugas de la piel y hacer que las mujeres no envejezcan nunca.
Este anuncio ha traído a mi memoria el último cumpleaños de mi mujer. Al preguntarle qué quería que le regalase para su cumpleaños, ella me pidió una crema contra las arrugas, porque quería que siempre la viese guapa, le dije que yo la veía siempre muy guapa, la más guapa de las mujeres.
Este escrito es para decirle a mi mujer por qué no le regalé ese potingue, no me atrevo a decírselo de viva voz; temo emocionarme demasiado y no explicarlo bien.
Cariño, no quieras enmendarle la plana al tiempo y a la naturaleza, la belleza en las mujeres como tú crece con el pasar de los años; quiero que el tiempo poco a poco vaya adornando tu rostro como adornó el rostro de mi madre, dibujando sonrisas en él, ¡sí! ¡Sonrisas! Eso que tú llamas arrugas no son sino sonrisas, sonrisas que embellecen y ennoblecen el rostro de quien consumió su vida sacrificándose por los que le rodeaban, ¡sí, cariño! Tú no llamas sacrificio a la amorosa dedicación con que nos has cuidado y nos sigues cuidando, no lo llamas sacrificio porque en esa entrega te has sentido feliz, con ello nos has hecho y sigues haciéndonos felices a quienes te queremos, y nos gusta contemplarte tal y como eres y, ver esas sonrisas que son el recuerdo de nuestras alegrías; el nacimiento de los hijos que Dios nos ha confiado, sus bautizos, sus primeras comuniones, sus bodas, sus éxitos, etc.
Las arrugas sólo salen en los rostros de quienes han hecho de sus cuerpos a base de potingues y otras artes, el retrato de Dorian Gray, esas si son arrugas, arrugas feísimas que fue tejiendo el desamor, porque aun cuando ellos dicen hacer mucho el amor, lo que hacen no es amor, es otra cosa que por respeto a ti y a quien esto lea no escribo, esas arrugas que de momento tapan los mejunjes con venenos de víboras, cuando la naturaleza y el tiempo se imponen cruzan sus rostros dándoles un aspecto horrible.
Amor mío, tú sabes que yo no soy poeta, pero ahí te dejo estos versos, no son míos, son de María, la de “MI PLUMA DE CRISTAL” que como es muy buena estoy seguro que no le importará que se los tome prestados para decirte con ellos lo mucho que te quiero.
“Besos perfumados con sabor a ti, / yo los saboreo alimentándome de ellos, / calmando la sed de mis labios.
Caricias que envuelven mi piel, / que me miman y me hacen sentir, / recibiendo tu aroma.
Abrazos que anidan en mí, / que los atrapo y no los quiero soltar, / refugiándome en ellos”
Publicada en SIGLO XXI; DIARIO HISPANIDAD y ESPAÑA LIBERAL

20 comentarios:

Alatriste dijo...

Un homenaje precioso el que le haces a tu mujer. Sin duda lo leerá emocionada, porque es muy bonito sentir algo tan especial por alguien. Mi sueño precisamente es ése, envejecer junto a la mujer de mi vida. No sé si algún día se cumplirá. Me alegro de que aceptaras el reto y te olvidaras un poco de la política. Sigue así. Es más divertido. Te quedó genial. Un abrazo, chaval.

AMPARILLO dijo...

Precioso...sin palabras...
Mil besos a los dos

guillermo elt dijo...

Preciosa carta llena de amor; de ese amor fuerte, sólido, hecho a poquito a poco día a día, con sus sinsabores y alegrías.

Permíteme que te deje un poema mío que creé hace años y que publiué en mi blog el 31/10/08, dedicado a quienes tenéis mucho que decir, porque mucha vida habéis pasado y la estáis viviendo.... Bueno, esto... jeje... tal vez no te consideres tan viejo. Te lo digo con cariño, vale?


Pasa el Tiempo una a una
las páginas de la vida.
Como si tuviera prisa,
a veces.
Como cansado y fatigado,
a veces.

Y a veces, el alma ensoñadora
en su letargo otoñal,
a la vida misma resplandece
jugueteando cariñosa
con los recuerdos de antaño.

Y es que, a veces,
parece que la vida misma
se para y se aposenta complaciente
en su poltrona plateada,
con la añoranza
de la juventud perdida.

Pero el tiempo sigue y sigue,
y sigue pasando.
Y entre hilillos de pelo cano,
se va escapando.

¡Guapa!, ¡Guapo!
Mis viejas y mis viejos: ¡Guapos!
Y si no te gusta
que te llame “viejo”,
te llamo “anciano”
o lo que tú quieras;
pero es que,
llamarte viejo,
es cogerte de la mano,
acariciar tus dedos huesudos, arrugados,
y contemplar tu rostro marcado;
tu cuerpo cincelado
a golpes de sabiduría.

Decirte viejo, es decir poesía.

………ooOoo………

Sabes?... jeje... por lo que te llamen facha, a mí en ocasiones me han llamado rojo y en otras facha... vaya!, verdad?

Un cordial abrazo (seguié viendo-leyendote, si no te importa)

Amaya dijo...

Las arrugas empiezan como lineas de expresión, y si se ha sido feliz, y sin duda, tu mujer lo fué a tu lado, son huellas de amor y sonrisas..

Hermoso texto, dice mucho de ti y de ella

Un fuerte abrazo, Juan

María dijo...

Amigo Juan:

Hoy tu blog y el mío están enlazados, no sólo, como siempre, de amistad, sino porque tu artículo, el que tienes tú también aquí, lo tengo publicado en mi blog.

Muchas gracias por todo, pero sobre todo, por darnos un gran ejemplo a todos, ya que nos están demostrando con tu simpatía, buen humor, bondad... que la edad no implica tener que ser todo lo contrario.

Las arrugas pueden ser sonrisas porque las podemos ver con el cristal de unos ojos nobles, bondadosos, llenos de salud, de buen humor, como los tuyos.

Muchas gracias.

Un beso enorme para tu mujer y otro para tí.

CHARO dijo...

UN OLÉ A ESTA PRECIOSA CARTA DEDICADA A TU ESPOSA..... PIENSO QUE ES TAMBIÉN PARA TODAS LAS MUJERES.SUELO DECIR QUE TENGO LA EDAD SUFICIENTE CÓMO PARA PERMITIRME EL GRAN LUJO DE TENER ARRUGAS, CANAS, ACHAQUES, ESTAR GORDA......EN FIN TODO ESTO ENNOBLECE A TODA PERSONA QUE SABE LLEVARLO CON DIGNIDAD VIVIENDO A TOPE Y CON ILUSIÓN CADA ETAPA DE SU VIDA.SALUDOS.CHARO

K@ri.- dijo...

Juan!! que hermosura!!!
es el homenaje a esa mujer, la que te acompaña, la que esta ahi... siempre al otro lado de tu frontera!
que suerte tienen ambos de tenerse!

Ojalá Dios me premie de la misma forma!
miles de besos y un fuerte abrazo para los dos... desde este lado océano!

CARMEN dijo...

Muy bonito lo que le escribes a tu mujer. Además ella es muy guapa y no le hace falta ninguna crema.
Espero te encuentres bien.
Un abrazo.

SOL dijo...

Tengo que felicitarte, es la dedicatoria mas hermosa que he leído
Desde hoy seguiré visitando, llegue a u blog por María

Gracias por compartir tus sentimientos con todos

adiós

Caperucita dijo...

Mi querido Juan, me has emocionado no sabes cuánto.
Felicidades por todo ese amor que os profesáis y que nos trasmites a todos nosotros.
Os mando mi cariño.

Gise =) dijo...

Hola Juan!!!!que lindo lo que le dices a tu mujer!!! es tan lindo ver que aun quedan matrimonios en pie y que se siguen amando tanto!!!
seguro que si a mi esto me puso la piel de pollo a ella la emocionara porque es la protagonista de la historia, pero te juro que a mi me dejó muy emocionada...
No los abandone sin despedirme solo es que no tengo muchas ganas de escribir y prefiero no cerrar el blog porque asi puedo cuando me inspire volver y seguir escribiendo...peor aunque no comente los sigo a muchos de ustedes desde el silencio...
Gracias por todo el afecto que nso das!!!! eres genial Juan besitos a ti y a tu hermosa esposa!!!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Una auténtica delicia. Tu mujer estará muy contenta. Un abrazo.

RosaMaría dijo...

Qué hermoso homenaje, tan tierno y amoroso que tu mujer se habrá olvidado de tus arrugas.
jajajaja... no me equivoqué, seguro que te vio guapo como el día que te conoció.
Les deseo sin fin de felicidad y de sonrisas. Saludos.

Aitor dijo...

Hola abuelo.
Siento no haberte contestado antes, he empezado el curso y estoy con una agenda...
Bueno, la cuestión es que lo que más me ha gustado es que hayas dejado los políticos a un lado y dediques estas líneas a quien se las merece.
Sin duda alguna uno de tus mejores artículos.

Un fuerte abrazo desde el norte.

AITOR

Chela dijo...

Acertado homenaje.

Una mujer sin arrugas sería como un vino sin solera, sin buqué.

Esta bien cuidarse, arreglarse y procurar una presencia agradable pero no obsesionarse con las arrugas, las canas u otros signos del paso de los años. Cada edad tiene su belleza si se saber vivir con naturalidad.

Un saludo para los dos, pareja.

Alatriste dijo...

Feliz fin de semana, abuelito. Cuídate mucho. Un abrazo.

Maria Jesús dijo...

Vengo a agradecerte las cariñosas palabras dejadas en mi blog.
Me encantó las hermosas palabras que le dedicas a tu esposa, sin duda, llenas de amor, de respeto y de ilusión. Me alegra que seáis una feliz pareja y que el amor se haya impuesto ante todo. Al final, sólo nos queda el amor y yo siempre digo que el de la pareja es el mejor de los amores. ¡Qué bien que estés tan enamorado!

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querido amigo Juan.

Admiro mucho tu prosa y buenos sentimientos.

Todo ello describe con claridad tu generosa personalidad.


Un abrazo fraternal y me gusto mucho leer tu post.

Erica Contreras dijo...

Qué bonito, Juan. Tu esposa seguro que está tan orgullosa de tí como tú de ella.
Sin duda, un texto precioso con el que me has emocionado.

Un abrazo fuerte a los dos

Lucina dijo...

Me ha emocionado Juan,
Unas dulces palabras que llegan al alma.

Un abrazo inmenso