domingo, 27 de septiembre de 2009

EL PELIN

María, me hizo el honor de publicar en su blog MI PLUMA DE CRISTAL un artículo mío con el tutulo de SONRISAS Y ARRUGAS en el que hablaba del amor que siento por mi esposa, el señor Genín hizo un comentario diciendo que sería interesante saber que dijo mi esposa al leer el artículo, como no quiero dejarle con las dudas escribo esta explicación, en la esperanza de que el señor Genín la lea.

Cuando mi esposa leyó mi artículo titulado SONRISAS Y ARRUGAS: mi vida peligró, pues estuvo a punto de ahogarme con los besos y abrazos que me dio, y ahora corro el peligro de enfermar de obesidad pues mi mujer que es una gran cocinera me prepara todos los día los platos que sabe me gustan más. Tengo que reconocer que no siempre y en todo momento han sido caricias y arrumacos en nuestra convivencia, también hemos tenido y seguimos teniendo nuestras discusiones que son precisamente la sal de la vida en común, ahora bien, nunca hemos discutido delante de los chicos a los que yo veía despiertos los fines de semana, y no todos, claro yo los fines de semana me excedía en darles caprichitos y esto era motivo de discusión, pues decía, y decía bien, que a los chicos hay que llevarlos cortos de dineros y largos de imaginación, y que no se les podía dar todo porque eso era acostumbrarlos mal, además, decía que yo no debía menoscabar su autoridad pues el resto de la semana era ella la que tenía que luchar por la educación de los 5 hijos que Dios nos ha confiado (ahora tenemos 10 pues los 5 al casarse nos han traído otros 5 que son estupendos) yo reconocía que llevaba razón y se acababa la discusión, además como teníamos poco tiempo para estar juntos no lo íbamos a perder discutiendo ¿no les parece?

Ahora que estoy jubilado y estamos juntos las 24 horas del día, es cuando más discutimos y, la culpa la tiene el pelín, verán: la cama la deshacemos entre los dos, así, que es justo que la hagamos entre los dos, pues bien, tenemos una colcha con dibujo y unas rayas y –pero no ves que esta torcida, tira un pelín- yo tiro, -hala te he dicho un pelín, eres un bruto- ya está liada la discusión por culpa del pelín, lo bueno de estas discusiones es que de cuando en cuando las acabamos deshaciendo la cama entre los dos, ¡no me llame viejo verde caramba, que no lo soy! Pero a que es mejor acabar una discusión así que no estar enfurruñados todo el día. Otro motivo de discusión es cuando actúo de pinche de cocina. –Esas patatas un pelín más finas, no tanto, un pelín más gruesas- Otra vez el pelín, esta unidad de medida tan española que sirve para todo, longitud, capacidad, peso, etc. yo no acabo de cogerle el punto y, claro es la responsable de muchas de nuestras discusiones.

Otro día hablaré de un descubrimiento que hice hace unos años, y que yo llamo ENCUENTROS EN EL PASILLO, por hoy, hasta otro día si Dios quiere.

DE PROPI UNA PERLA
Además de mi mujer, mis 10 hijos, y mis hermanos, son mis nietos los que con mayor intensidad me hacen sentir orgulloso y feliz, y como demostración de que mi orgullo tiene un fundamento, dejo esta perla que mi nieto Aitor, de 13 años, ha dejado en su blog llamado LAS COSAS DE AITOR

“En mi opinión, da igual donde vivas, si en un pueblo, en la ciudad, seas rico o pobre, vivas en una casa grande o pequeña, basta con el calor que ofrece un techo y una familia que te quiere. Eso es lo que hace feliz a todo el mundo, vivir acompañado y alegre, aunque no se tenga dinero, pero el calor de una familia es insustituible.
Hogar, dulce hogar”
Publicado en SIGLO XXI y ESPAÑA LIBERAL

14 comentarios:

guillermo elt dijo...

Buenas, Juan... Aprovechando yo tb. que está diluviando por aquí, y entre descanso y descanso dominical... jeje... me doy una vueltecita por los blogues.

Sí, ya veo y siento en mis propias carnes que las convivencias, por un "pelín" no son, a veces, solo a veces, sencillas, pero sí reconfortantes cuando termina la jornada y damos tiempo para sentir ese cariño familiar... La pena es que no siempre uno se para sentir esos sentimientos. Y esque, yo estas cosicas las comparo con los encuentros deportivos, que lo que pasa en la cancha, bueno, son cosas del momento. Despues del partido... Todos a tomarnos unas cañicas!!!

Bueno, aunque el ejemplo no sea muy... muy de allá... jeje... por lo menos ilustra un... "pelín".

Felicidades por tener tanto amor en tu familia

Felicidades por saber apreciar lo bueno y lo malo en la vida familiar, sobre todo hoy en día, que lo único que se ve es lo bueno y lo malo para uno mismo y nos pasamos el día renegando y llamándonos personas buenas, cuando en el fondo somos incapaces de morir por el otro. Y cuando digo morir, no digo muerte de "Agggg!!!, más matao", sino de la otra, de la del día a día. Y si algo hacemos por el otro... ensiguida buscamos la recompensa.

Bueno, no todo el mundo es así, pero si hay algo de lo que la sociedad, en general adolece hoy en día, es de altruismo.

Bueno, claro está, que esto es una opinión.

Un abrazo.

Aitor dijo...

Hola abuelo.

Acabo de leer tu artículo y me ha gustado mucho. Pues claro, todo el mundo que se quiere discute, aunque al final, con un abrazo finalizan la discusión y ya está.
Me alegro de que te gustase mi artículo.

Un abrazo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

cuanta razón tienes, muchísima!!!!!

un abrazo.

Caperucita dijo...

Querido amigo:

En la vida no es todo siempre de color de rosa, pero poder contar con la familia en lo bueno y en lo malo es muy importante.

Estoy segura que tu familia se siente muy orgullosa de ti.

Es un gran honor ser tu amiga y disfrutar de tu enorme corazón.

Gracias mi amigo por tenerme en tus pensamientos y no olvidarme.

Te mando para tu familia y para ti, un abrazo con todo cariño.

Campanita de BarZaires dijo...

¡Hola Juan!
No sabes que alegría me da siempre que te encuentro en mi blog, no, los tangos no se han acabados, realmente son infinitos, simplemente no he podido, he andado de aca para allá, pero shora ya voy a poder en breve con más tranquilidad, me encantan tus escritos con esa chispa que sólo tu sabes darle y no un pelin sino mucho.
Un beso enorme de todo corazón.

Alatriste dijo...

Textos como éste, son los que más disfruto de ti, porque me parecen más auténticos, más emotivos, más entrañables. Me alegro muchísimo de tu felicidad y no tengo ninguna duda de que eres un gran marido, padre y abuelo. Un abrazo enorme, chaval y cuídate mucho.

Tavo dijo...

Hoooola mi querido Juan la verdad que estuve ocupado por eso no publicaba nada ahora podes pasar prepare algo...
La verdad que cuando te leo me doy cuenta que la esperanza es lo único que nos queda, te felicito nuevamente por la hermosa familia que tienes por que algo buenos has hecho... También te cuento que me hiciste reír con esos comentarios de las discusiones del pelin jajajaj muy bueno...
Te dejo mis saludos para vos y los tuyos

CHARO dijo...

Hay Juan que gracia me has hecho con el relato de tus discusiones pues me han recordado a las mías que son por las mismas causas.....parece mentira que una palabra tan sencilla y común sea la causa de tantas "discusiones", bueno mientras solo sea eso estamos muy bien.Saludos.charo

Lucina dijo...

Juan,
Gracias por compartir estos calidos momentos,
Un placer leerle.

Un abrazo

Maria Jesús dijo...

Y cómo no va a publicarte María el artículo tuyo donde hablabas del amor por tu esposa, si leerlo resulta tan inspirador y enriquecedor... Eres una persona muy humana y llena de valores, algo que a veces no resulta fácil encontrar. Pero tú eres así: un ser humano lleno de sentimiento y emociones sinceras y gracias a tu corazón noble, lo reconoces abiertamente. Sin duda, el más grande y gratificante de los sentimientos es el amor y cuando éste perdura a través de los años, nos convierte en seres afortunados por seguir disfrutándolo... Ya ves que hablar de ti me encanta porque me hace reflexionar sobre hermosos temas. Y ahora me voy a visitar a Aitor... ¡cómo no!

Ricardo Tribin dijo...

Que bueno lo que nos dejas hoy mi querido amigo Juan.

Los que te leemos te apreciamos y valoramos mucho.

Gracias por este magnifico post.

angélica beatriz dijo...

Querido Juan,

Qué hermoso es leer relatos como el tuyo... Nos vas inflando de alegría en cada línea que escribes, y al final, no podemos dejar de sonreír, de envidiarte sanamente y de desearte que ese amor que trasluces en cada una de tus letras, te acompañe toda la vida.

Se seguro tú y tu esposa son almas gemelas, complemento perfecto uno del otro.

Que Dios los bendiga, mi amigo querido.

Un beso grande para ti.

Loc@ dijo...

¡Bien por Aitor!
PAQUITA

Nelly Guerrero dijo...

Juan,no me preguntes como lleguè aquì,talvez en esos recorridos que de vez en cuando suelo hacer por este mundo de palabras y colores,
y me llamò la atenciòn EL PELIN,
tan original,tan verdadero como
verdadero es ese amor que tienes y
se debe tener por la familia.
Eso lo escribiste hace dos meses
pero me encantò y màs cuando vi a tu nieto haciendo su hermoso comentario.
Me encanta tambien escribir algunas veces me encontraràs en "Compartiendo Opiniones"
donde comparto con otros amigos.
Felicidades Juan