jueves, 2 de diciembre de 2010

YA ESTOY AQUI

Y a estoy de nuevo delante de mi ordenador dispuesto a darle leña al mono hasta que baile por sevillanas, solo el tiempo que me deje mi enfermera jefe, pero hoy lo que quiero es darte un abrazo muy fuerte a ti amigo y amiga que me honras con tu visita y agradecerte tu oración y tu preocupación por mi salud, esta vez ha sido más grave que en anteriores ocasiones, tanto, que el médico dijo a mi mujer que avisara a la familia porque la cosa se ponía muy fea, estuve dos días en la UCI , (Unidad de Cuidados Intensivos) pero el Señor ha debido considerar que todavía no tengo la maleta bien hecha y me deja un rato más para que la termine de hacer. ¡GRACIAS LE SEAN DADAS!
Te voy a contar una historia que a mí me llenó. En urgencias, en la camilla de al lado, ingresó un hombre de 83 años que cuando las dos auxiliares y la enfermera que lo recibieron le preguntaron ¿Qué le pasa a usted? Respondió con un hilo de voz que a mí me pareció preñado de amargura y desesperanza, ¡yo soy un hombre muerto! La simpatía, las palabras yo diría que de cariño, el cuidadoso respeto con que desnudaron aquel pobre hombre y lo vistieron con el preceptivo camisón, hicieron que yo le preguntara a Dios ¿Dios te has fijado que gente más buena tienes en este hospital? Estoy seguro que aquel pobre hombre al verse también considerado recuperó su autoestima y la esperanza.
Hasta otro ratito, ya no me deja más mi Enfermera Jefe

10 comentarios:

La Zarzamora dijo...

No sabes cuanto me alegra leerte.
Y sí, Juan, a seguir dando caña!!! Di que sí.

Un beso y un abrazo enormes.

AMPARILLO dijo...

Bienvenido papá... no te imaginas la enorme cantidad de preocupación que mis patitas han soportado estos días.

Te quiero mucho
:)

María dijo...

Hola, Juan, bienvenido:

Esta tarde, nada más publicar tu post, vine volando entré a leerte, y no veas la alegría que me llevé, aunque no pude comentarte hasta ahora, más tranquilamente.

Me alegro muchísimo que estés en casa, seguro que tu mujer y tu hija te cuidarán y mimarán muchísimo, tienes que descansar mucho y hacer lo que te mande el médico para que no vuelvas a recaer, no te preocupes en visitar blogs, ahora debes descansar, y preocuparte por ti mismo, nosotros estamos felices de saber que te encuentras bien.

Un abrazo muy fuerte, otro para tu mujer y otro para Amparillo.

¡¡¡Cuídate mucho!!!!

CHARO dijo...

¡¡¡BIENVENIDO JUAN!!! ME ALEGRA MUCHO QUE ESTÉS MEJOR...YA VES LA FUERZA QUE TIENE LA ORACÓN, ASÍ QUE HAY QUE SEGUIR REZANDO POR TODO Y POR NADA QUE DIOS SIEMPRE ESCUCHA.....CLARO QUE HAY QUE DARLE AL MAZO ( CÓMO BIEN DICE EL REFRÁN) ASÍ QUE CUÍDATE

Roxana dijo...

JUan eres nuestro tesoro al que mimamos y atendemos con cuidados intensivos de oraciones a Dios, y el que no cree seguro también a su manera pide por ti.
Que contenta estoy que estés de vuelta en tu blog y demás seguro me entiendes, nuestro momento es único y Dios es quien sabe todo de nosotros.
Te mando un abrazo fuerte y escucha esas canciones que te gustan tanto como un buen paso doble.Un beso grande a ese ángel que te cuida y es ahora más que tu sombra seguro.A tu familia mis saludos y cuidate, hacé caso a todo. Un beso

María Jesús Verdú dijo...

¡Bienvenido! Te veo lleno de agradecimiento, optimismo y vitalidad. Me alegra que respetes a quien carece de ella y que valores y honres a aquellos que, como tú, cón ángeles en cuerpo humano con la misión de destilar amor, consideración, buenos cuidades y profesionalidad, que, en definitiva, es el amor por el trabajo bien hecho.
Sigue cuidándote mucho para no recaer y amando cada instante que la vida pone en nuestro camino, cada palabra amable y, sobre todo, para seguir ahí. Besos, disfruta de los tuyos.

Nuria dijo...

Me alegro por tí. Es admirable la fe que tienes y el buen humor. Además de destilar bondad por todos los poros. Gracias amigo

María dijo...

Hola, amigo Juan:

¿Cómo estás? ¿qué tal estos días en tu casa? seguro que te están cuidando muy bien con muchos mimos y cariño, ójala estés lleno de energía y todo vaya perfecto, amigo.

Un beso.

Güisy Pérez-Cuadrado Señoráns dijo...

Querido Juan, como bien adivinaste estaba ajena a tu estado de salud. Menudos sustos que te llevas y le das a los tuyos. Sigue fuerte, que aún cada brisa del día acaricie tu cara... Cuidate exageradamente! siempre a las ordenes de tu Jefa enfermera.
Te visitaré con más asiduidad.
Un abrazo muy muy grande y fuerte, porque ...tú eres fuerte!
Sigue...

Muchos besos todos para ti.

My dijo...

Me has emocionado mucho con tu historia...
Sabes.. en este mundo hay gente que es muy buena,... pero sabes también que otros muchos, mirándote a ti, le dirán a Dios las mismas cosas y le agradecerán que te hayas cruzado en sus caminos.

Yo le doy gracias cada día por haberte encontrado.

Un abrazo.