martes, 30 de agosto de 2011

CARTA A LA VIRGEN

Querida Madre: Mi mujer y yo estamos muy contentos y la causa de nuestra alegría, de nuestro contento, son esos cientos de miles de hijos tuyos que han llenado las calles de nuestro Madrid de risas, cantos, rasgueo de guitarras, de alegría, de oraciones, de fe y de esperanza.


Nos hemos emocionado con todas y cada una de las estaciones del Viacrucis que hemos seguido y acompañado con nuestra oración a través del televisor, (ya sabes madre que mi salud no me permite muchas cosas) nos ha emocionado esa cruz de madera sin crucifijo que nuestro querido papa Juan Pablo II donó a las Jornadas Mundiales de la Juventud y, hemos pensado que todos y cada uno de los que queremos seguir a Jesús, tenemos que ser el crucifijo que falta, en esa cruz, tenemos que clavar mediante el sacramento de la confesión, nuestros pesares, nuestros temores, nuestras vergüenzas, nuestros egoísmos, nuestros rencores y, liberados de ellos dedicar nuestros esfuerzos ahogar el mal en abundancia de bien.

En un telediario y solo de forma muy breve, hemos visto la imagen de tu Divino Hijo clavado en la Cruz que en procesión por la calle de Alcalá, era escoltado por los legionarios que cantaban a pleno pulmón “El novio de la muerte” y, madre, nos hemos emocionado. Como nos ha emocionado y mucho, el contemplar a más de millón y medio de jóvenes alegres y bullangeros que cuando llegó el momento, después de aguantar el tórrido calor que hizo en Madrid, la lluvia y el viento, que de todo hubo, clavaron sus rodillas en tierra y en un silencio denso, profundo, uno de esos silencios que solo se pueden escuchar con los oídos del alma, se unieron al Papa en oración ante el Santísimo Sacramento, una imagen imborrable que puso un nudo en nuestras gargantas.

En la Fundación San José, hay 400 personas acogidas con diferente grado de discapacidad, están; unos, porque sus familias no pueden atenderlos, otros, porque sus familias no quieren atenderlos y otros, porque no tienen familia, a todos ellos en el nombre de Cristo y en el tuyo los acoge amorosamente nuestra Santa Madre la Iglesia, en la visita que hizo el Santo Padre a esta fundación, un chaval, sordo de nacimiento, me hizo llorar, (esto no es difícil, pues ya sabes madre que soy muy llorón) en las palabras que este joven dedico al Papa, yo creí entender que daba gracias a Dios por su madre que lo no abortó, por el cariño y sacrificio de sus padres que se han esforzado por formarlo para que sea uno más en la sociedad.

El Papa nos pidió que no tengamos miedo ni vergüenza en proclamar nuestra fe, nuestro amor a Jesucristo y a Ti, hoy tu hija Matilde y yo queremos hacerlo públicamente; Madre te queremos, y te pedimos que le digas a tu divino hijo que también le queremos muchísimo, ya sé que podemos decírselo a Él directamente, pero un santo que yo quiero mucho dice que a Jesús, se va y se viene por María, así que, te dejamos ese encargo y Tu con todo nuestro cariño recibe un fuerte abrazo y un beso de tus hijos

Juan y Matilde.

P. D. Nuestros nietos Aitor, Juan, Elena y Luis también te quieren, Nacho solo tiene año y medio pero ya se le está enseñando a quererte.
publicado en; DIARIO HISPANIDAD y ESPAÑA LIBERAL


7 comentarios:

Roxana dijo...

Parece ser que por estos días solo se habla mal de los católicos, las afrentas son varias y de todos los modos, especialmente al Cristo en la tierra, el Papa, y Dios me ha contestado cuando en estos momentos de tanto dolor por esta situación llega tu "Carta a La Virgen", será que Ella como buena Madre ha querido compartirla también conmigo.
Gracias Juan, te mando a ti y familia un abrazo que traspasa estas tontas fronteras que no saben que llego a vosotros con todo cariño.

CHARO dijo...

Me ha emocionado tanto esta oración que me uno a tí y a tu familia para rezarla yo también......
A mí me llenó de esperanza y alegría ver a tanto joven creyente y también se me escaparon algunas lagrimillas y se me puso la carne de "gallina" con el Cristo de los Legionarios.
También es verdad que lo pasé muy mal ante las manifestaciones anticlericales....es increíble lo intransigentes que pueden llegar a ser, lo que no entiendo es que si se declaran ateos se manifiesten contra algo que supuestamente para ellos no existe, y si de verdad fueran tan coherentes se podrían manifestar también contra el Islam que al fin y al cabo también creen en Dios pero claro con estos no se atreven...lo cual confirma que aparte de ser unos cobardes,irrespetuosos e intransigentes no son nada de coherentes con sus ideas o forma de pensar.Saludazos

Marina-Emer dijo...

Gracias Juan por ser como eres ...Quisiera que mis letras fueran
Caricias para dejarte esa amistad
Profunda que el día a día nos va
Marcando este aparato que con
Su magia nos deja ver el alma
De nuestros amig@s...con todo
Mi cariño y hasta la próxima visita
Un abrazo
Marina
***ESPIGAS DEL ALMA III ***

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querido Juan, esto fue muy emocionante para todos nosotros.
Personalmente , no me preocupan los ataques que nos hacen por ser católicos, si supiera cuantas cosas desagradables recibe en los comentarios por ser monja, pero si tanto les molestamos es porque en el fondo nos buscan pero no lo quieren reconocer, pero están deseando conocer a Dios. Así se refleja en mi correo del apostolado.
Le dejo mi ternura
Sor.Cecilia

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Juan:

Que bella y piadosa entrada, el amor a la Santísima Virgen se debe pregonar a los cuatro vientos, no cabe duda.

Un abrazo, gracias por visitarme y espero te encuentres bien.

Ricardo Tribin dijo...

Juan, mi querido amigo Juan.

Gracias por este bello mensaje a la santisima Virgen Maria que hoy nos compartes y el cual siento profundamente emanado de tu noble corazon.

Fortisimo abrazo!!

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Paso a dejarte un cariñoso saludo, querido Juan.

Espero que hayas disfrutado del verano en compañía de los tuyos y que te hayas protegido del calor.

También espero que no hayas sufrido ninguna recaída y que sigas bien de salud. Cuídate mucho.