martes, 31 de enero de 2012

ORACIÓN DE GRACIAS

De nuevo, he sido ingresado en el hospital de Fuenlabrada con otra neumonía. El hospital, de 10, empezando por el personal de limpieza y terminando por los médicos, todos tienen siempre una sonrisa y una palabra amable con la que aliviar los dolores y fatigas de quienes nos acogemos a sus cuidados, y eso es una gran medicina, y ¿Qué decir de los dos curas, don Alberto y don Manuel que con tanto cariño cuidan de la salud espiritual de cuantos solicitamos sus servicios? Estos renglones, no los quiero dedicar al hospital, pero me sirve de introducción a la oración que me inspiró mi compañero de habitación.


Se llama Antonio, tiene 61 años, no sabe leer ni escribir, pero tiene una gran sabiduría popular, cuando se lo comenté me dijo.

-Juan, cuando desde niño tienes que quitarte el hambre a bofetadas, la calle enseña mucho, malo y bueno, yo cogí primero lo malo y así me veo, ahora estoy cogiendo lo bueno.

Tiene 5 hijos, pero hace más de 15 años que no sabe nada de ellos ni de su mujer, no sabe si están muertos o vivos, cobra una pensión no contributiva de 340 €, vive en un piso compartido y paga por ello 250 €, le quedan 90 € para comer y vestir, cuando le comente que la pensión era muy pequeña me contestó,

-No es pequeña Juan, es un regalo que yo no merezco, no he cotizado en mi vida en nada y encima me pongo malo, me traen aquí y me tratan como a ti que si cotizas

-Pues no Antonio, yo ya no cotizo, los jubilados no cotizamos

-Bueno pero has cotizado toda tu vida, así que ya lo has pagado

Tiene una motocicleta de 49 cc y con ella recorre los cubos de basura talleres mecánicos y almacenes donde le guardan alguna chatarra para que la venda y así ayude a su estrecha economía, vino a verle el dueño de un taller mecánico y le dijo “Antonio ponte bueno pronto que te tengo guardada una transmisión y un culata” cuando este señor se fue me confesó que por eso se sacaría entre 12 y 15 € yo le dije.

-Pues se ve que te estiman, eso es todo un detalle.- Me contestó

-Juan yo no soy mala persona, fíjate tu, que algunas veces voy a misa para que alguien me de la mano y yo darla también, solo porque soy una persona humana

-Pues no Antonio, no te dan la mano porque seas persona humana, sino porque eres hijo de Dios como ellos y por tanto hermano,

-¡¿Qué yo también soy hijo de Dios?!

-Pues claro que si

-Pues podía haber repartido mejor su herencia

De momento no supe que decir, pero no tarde mucho en reaccionar y decirle que Dios nos ha entregado el mundo para que lo administremos con justicia, pero somos más caines que abeles, estoy seguro que Antonio no entendió bien lo que le quise decir, me miró con fijeza, se encogió de hombros y diciendo ¡situ lo dices! Se metió en el baño.

Esta historia, me inspiro la oración que quiero compartir contigo y que no es sino una acción de gracias por la herencia recibida.

ORACION

Dios mío y Señor mío, te doy gracias por los padres que me diste que, ¡amándose! Me enseñaron ¡amar!

Gracias Señor por mis dos hermanos, Fernando y Carlos, con los que aprendí a compartir

Te doy gracias Señor por Matilde, que ante tu altar en la Iglesia de la Paloma me entregaste por compañera.

Gracias Señor porque ante ese mismo altar aceptaste mi juramento de fidelidad a esa hija tuya y a lo largo de la vida me has ayudado a cumplirlo, yo solo no hubiera podido.

Dios mío y Señor mío, gracias por los 5 hijos tuyos que en tu divina bondad confiaste a nuestro cuidado.

Gracias Señor, por los 5 nietos y por el que pronto nacerá, si esa es Tú voluntad ¡me haces tan feliz con estos regalos!

Gracias Señor por los amigos, compañeros de trabajo y jefes que con su hacer y decir me han ayudado a madurar

Y por último, gracias por estos nuevos amigos blogueros sin rostro para mí, pero con alma, “escribidores” de su pensar y sentir que al compartirlos conmigo tanto me enriquecen,

Pidiéndote perdón por mis muchos fallos, te doy gracias por todo y hasta otro día, si esa es Tú voluntad.

16 comentarios:

Marina-Emer dijo...

Cielo Juan acabo de ver tu comentario y si llego a tener alas ya estaría a tu lado....yo rezaré esta noche por tu salud y debes cuidar esa neumonía te lo digo yo ,procura no coger frío es lo esencial...
ME HAS DEJADO UN POCO TOCADA VER QUE POR MEDIO DE ESTE MAGICO APARATO NOS PODAMOS LLEGAR A COGER CARIÑO los amig@s SIN CONOCER NI EL COLOR DE NUESTROS OJOS,MIRA LOS MIOS SON NEGROS y sin-embargo soy rubia pellirroja natural aunque ahora ya es mas dorado ...
bueno querido amigo te quiere esta bloogera y es un placer recibir noticias tuyas
un calido abrazo y un par de besos en las mejillas
Marina

CHARO dijo...

¡Ay Juan! que sustos nos das....cuídate mucho.
Me ha emocionado mucho la historis de ese compañero tuyo de habitación. Comparto contigo esa oración de acción de gracias porque siempre hay que darlas al Señor pues si pensamos que estamos mal es porque no miramos hacia nuestro alrededor...hay tanto dolor y tristeza que a veces con pensar en nosotros mismos no las vemos.Un abrazote muy grande(medio para tí y el otro medio para Matilde, por eso te lo mando grande)

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola mi querido amigo Juan, como ya sabrá soy enfermera, y esas coasa son como muy mías. siempre se encuentran compañeros de fatigas con quien compartir nuestras dudas y penares.
Espero que se mejore. Rezo por su salud y numerosa familia.
Con ternura
Sor.Cecilia

José Ramón dijo...

Juan que bella historia es que la vida esta llena bellos momentos.

Juan espero que se mejore.
Saludos desde Abstracción textos y Reflexión.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querido Juan.

Y yo le doy gracias a Dios por tener un amigo y colega blogero como tu.

Excelente entrada.

Un abrazo grande y cuidate mucho.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, estimado amigo Juan:

No tengo palabras, he quedado absorto a leer tu preciosa entrada y una lágrima ha rodado por mi mejilla.

Dios te guarde, te bendiga y te de salud por largo tiempo.

Cuídate mucho,

abrazos.

RECOMENZAR dijo...

Felices de tenerte sanito entre nosotros querido
Un beso para vos y uno mas chiquito para tu mujer

Susi DelaTorre dijo...

Me ha parecido de una ternura inmensa lo que narras. Desearía que tu recuperación sea total y completa, a la vez que estoy convencida de que has dejado huella también en tu compañero de habitación.

¡La vida se nos muestra con tal abanico de humanidades!

¡Un abrazo bien fuerte!

PEPE LASALA dijo...

Amigo Juan, tienes que cuidarte mucho ¿eh?, ya verás qué pronto te pones fuerte. He puesto una cosita nueva en mi blog, a ver si te gusta. Rezaré mucho. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

José Ramón dijo...

Juan He visto las fotos de su hijo son muy buenas me gusta mucho

Juan que se mejore Saludos

J.M. Ojeda dijo...

JUAN CUIDATE.

Saludos de J.M. Ojeda.

My dijo...

Buenos días Juan,
me has emocionado con tu relato y con tu oración. Seguramente no fue casualidad que aquel señor fuera tu compañero de habitación. Dios te puso ahí junto a él porque tú tenías mucho que enseñarle y porque sabía que tú también aprenderías de él.

Es una obligación nuestra ser agradecidos con el Señor que tanto nos ha dado. Yo me siento muy afortunada cada día por todo lo que tengo y le doy las gracias constantemente por habermelo dado todo, porque no me falta nada para ser feliz.

Gracias por haberme escrito y por haberme regalado una historia tan llena de emociones.

Te cuido en mis pensamientos,

Un abrazo,

Miryam.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Cuídate muchisimo. Me alegra que estés rodeado de tan buenas personas, aquellas que se portan tan bien contigo, parecen ángeles.

Oraré por ti, para que pronto puedas disfrutar en casa de los tuyos y del calor de la familia.

La oración es preciosa. El agradecimiento, Juan, hay que practicarlo cada día. Yo doy gracias hasta de los rayos de sol que cada mañana nos regala. De hecho, este 2012 para mí está siendo un motivo constante de agradecimiento, incluso por las cosas más pequeñas y sencillas.

Sigue las indicaciones de los médicos y visualízate sano.

Ya verás como pronto estarás en casa. Se lo pediré a mis ángeles

angélica beatriz dijo...

¡Qué hermoso es escucharte al compartirnos tantas cosas valiosas y dulces, querido Juan!

Dios te siga bendiciendo y a Don Antonio también.

Un beso muy grande.

PEPE LASALA dijo...

Hola Juan, pasaba por aquí y entro a saludarte. Espero que estés bien. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Estrella Altair dijo...

Animos.. es fácil darlos verdad,desde fuera..

lo importante es cuando se esta pasando de cerca, justo al lado,justo en uno..

y pasarlo con amor y bondad..
unbeso